HOMOTOXICOLOGÍA


Homotoxicología:

La palabra homotoxicología significa estudio de las toxinas humanas. La homotoxicología estudia la acción biológica de ciertas sustancias denominadas toxinas en los procesos fisiológicos y de mantenimiento de la salud.

Su fundador es el doctor Hans Heinrich Reckeweg, nacido en 1905 en Herford, Westfalia.

La homotoxicología contempla la enfermedad como un conjunto de reacciones defensivas biológicamente adecuadas que surgen como una lucha contra la acción de las homotoxinas, tanto internas como externas. En el organismo humano ingresan ciertas sustancias necesarias, como alimentos, aire, agua. Tras una serie de reacciones químicas y físicas, las sustancias que no son útiles son eliminadas mediante los mecanismos de eliminación del cuerpo.

A menudo, las sustancias que entran en el organismo resultan tóxicas (homotoxinas exógenas), Del mismo modo, si los productos de desecho no se eliminan correctamente, se convierten en homotoxinas endógenas (formadas en el interior del organismo).

Quizás una de las cosas más importantes o más interesantes es que estas toxinas pueden estar en las cosas más simples y aparentemente inocuas, como por ej. el agua que bebemos, puede contener niveles peligrosos de cloro, fluor y metales pesados que se alojan en pequeñas cantidades, pero en forma crónica que si bien en la mayoría de los casos no generan enfermedad aguda o intoxicaciones, el acúmulo de ellos, puede ir entorpeciendo el normal funcionamiento del organismo y desencadenar enfermedades en otros sitios y aparentemente sin relación con lo anterior. Especial cuidado con muchas cosas diet, bebidas de fantasía, colorantes, saborizantes artificiales, enlatados…en fin la lista es larga…

Por otro lado las toxinas endógenas son producto del metabolismo propio del organismo, pero que por diversas razones no se eliminan en forma adecuada y se van depositando en la matrix extracelular («medio ambiente» de las células). Otras formas de adquirir toxinas son los pensamientos y la actitud ante la vida, que son energía y afectan nuestro funcionamiento interno, ese es un largo tema.

Tiene sus fundamentos en la homeopatía dado que los preparados homotoxicológicos, son una constelación de sustancias homeopatizadas dirgidas con un fin, que en conjunto, lo hace tener un espectro de acción más amplio que la homeopatía unicista, siendo esta última muy respetable por su gran efectividad cuando es bien administrada.

Otro aporte de la homotoxicología es el uso de preparados inyectables, los cuales permiten un aumento del campo de acción para permitir la curación de patologías puntuales, ej, heridas, lesión de tejidos locales, ej hombro doloroso, ruptura de tendones, regeneración y revitalización de tejidos, ej ARRUGAS FACIALES («rejuvenecimiento»), etc.

Además existe un gran rol en el apoyo de enfermos con cáncer pre, durante o post tratamiento convencional y en el manejo de APOYO DEL DOLOR.

Una de las características más notables es que en general las contraindicaciones son mínimas, por no decir inexistentes.

Esta terapia, se puede potenciar o bien es SINÉRGICA con otras técnicas como la TERAPIA NEURAL, MEDICINA CHINA, TERAPIA CON SONIDO, REIKI, INCLUÍDA TAMBIÉN LA MEDICINA TRADICIONAL.

En este último punto quiero señalar que esta forma de terapia ES COMPLEMENTARIA, Y EN NINGÚN CASO EXCLUYENTE CON LA MEDICINA TRADICIONAL.